¿Cuáles son los costes fijos de tu hogar y a cuánto deben ascender?

|

Niño con hucha y monedas – costes fijos en el hogar
Los datos más importantes sobre los costes fijos en el hogar

Tiempo de lectura: aprox. 4 minutos

  • Para tener una mejor idea de tus finanzas, es importante conocer los costes fijos mensuales de tu hogar.
  • Estos incluyen todos los gastos que tienen que pagarse de forma regular y constante, por ejemplo el coste de vida cada mes.
  • Los costes variables son aquellos derivados de por ejemplo ir al cine, gastos en restaurantes, ocio y compras.
  • Cuánto pagar por tus gastos depende de tus ingresos mensuales. La regla de 50-30-20 te ayudará a darte cuenta de cuánto de tu presupuesto mensual debería gastarse, y en qué gastos.
  • Solo cuando tengas clara tu situación, podrás ser capaz de saber si serás capaz de ahorrar.

¿Sabes cuánto te gastas cada mes? Mucha gente no tiene una buena visión de cuáles son sus gastos fijos mensuales. Este es sin embargo el dato más importante de nuestra propia planificación vital y financiera. El gasto total de un hogar siempre se compone de gastos fijos y variables. Pero, ¿qué son realmente los costes fijos? ¿Y qué proporción del presupuesto deberían ocupar?

Encontrar el equilibrio entre ingresos y gastos no siempre es fácil. El primer paso es examinar tus finanzas de cerca: si conoces tus gastos mensuales es fácil encontrar formas de ahorrar y optimizar las oportunidades de ahorro. En esta área los costes fijos son especialmente importantes.

¿Cuáles son los costes fijos en el hogar?

Los costes fijos son gastos que ocurren regularmente y suponen un desembolso constante. Los gastos del día a día como el alquiler y la electricidad son típicos ejemplos de costes fijos. Los gastos ocurren a intervalos regulares, normalmente de forma mensual y causan ciertos costes relativamente uniformes.

Algunos costes fijos tienen que ser pagados mensualmente, mientras que otros ocurren de forma trimestral o anual. Un ejemplo de gasto anual sería un seguro.

Los costes variables, por otro lado, varían de mes a mes. Además, a diferencia de los costes fijos, siempre tienes la oportunidad de ahorrarlos. Los costes variables suceden, por ejemplo, durante tu tiempo de ocio o de compras.

Los costes fijos son sobre todo:

  • Alquiler
  • Pagar préstamos o hipotecas
  • Agua
  • Electricidad
  • Calefacción
  • Seguros
  • Impuestos
  • Leasings
  • Bono transporte
  • Suscripciones
  • Teléfono e Internet
  • Contrato de móvil
  • Suscripciones de streaming o plataformas de televisión
  • Clubs y gastos de pertenencia
  • Gastos de guardería o cuidado de niños
  • Gastos de manutención
  • …y más

Cómo de altos deben ser los costes fijos y variables y qué costes variables existen es algo que varía de hogar en hogar. Lo más importante es saber cuánto dinero tienes disponible cada mes. Hay ciertos valores base por los que puedes orientarte.

Tus costes fijos deberían parecerse a estos

Una vez que hayas calculado tus costes fijos y los hayas comparado con tus ingresos mensuales, te darás cuenta de que necesitas ponerte en acción de cara a aumentar tu nivel de ahorro. Las siguientes reglas pueden ayudarte:  

Los costes fijos no deberían exceder el 50 por ciento de tu salario neto.

Para darte la máxima flexibilidad financiera, deberías mantener tus costes fijos tan bajos como sea posible. La idea es que tus gastos fijos mensuales nunca sean mayores del 50% de tu salario neto. Sería todavía mejor gastarse del 30% al 40%, pero esto no es siempre posible dependiendo de cuánto ganas, donde vives y cómo de alto es tu alquiler.

El alquiler no debería superar un tercio de tu salario neto

Tus gastos de alquiler, que son probablemente el mayor de tus costes fijos, no debería de superar un tercio de tu salario neto en total - ¡incluyendo las facturas!

Si pagas mucho más, deberías considerar un cambio de residencia.  Esto no es siempre fácil, especialmente en grandes ciudades o áreas que tienen alquileres muy altos.

Encendiendo la calefacción

Los ahorros de jubilación dependen de la edad

La pobreza ligada a la tercera edad es un tema importante en Europa, ya que las pensiones públicas van a ser insuficientes para mantener el standard de vida de una población envejecida. Por esta misma razón, contribuir a una pensión privada debe formar siempre parte de tus gastos.

Cuánto más mayor te haces, más debe ser el porcentaje de tus gastos netos que debes destinar a una pensión privada. Para las personas que empiezan su carrera profesional, se recomienda contribuir con un 4% a 6%. Para las personas de 30 años, de un 5% a un 8%. Desde los 40, de un 7% a 10%.

Padre e hija hacienda cálculos con un ábaco

Tener un colchón para imprevistos es necesario

Para estar preparado para imprevistos grandes y pequeños, deberías tener ahorros. Tener ahorrados tres salarios netos es la cantidad recomendada que deberías siempre tener en el banco.

De esa forma tendrás suficiente dinero en tu cuenta para cubrir gastos inesperados pero también suficiente flexibilidad para gastar en aquellas cosas que te hacen feliz.

Así funciona la regla del 50-30-20

Muchos números y reglas pueden sonar complicadas en un primer momento, pero realmente no lo son. La regla del 50-30-20 es una buena forma de recordar cómo dividir tu presupuesto.

La regla dice lo siguiente: el 50% de tu presupuesto debe gastarse en costes fijos, el 30% en ocio y el 20% se ahorra. Esto hace más fácil calcular tus gastos mensuales.

En resumen, este sistema de gastos se ejemplifica así.

  • El 50% son costes fijos, incluyendo el coste de la vida y otros gastos fijos. Esto incluye alquiler, que debería ser proporcional a tus costes fijos para que no desequilibre tu presupuesto.
  • El 30% son gastos de ocio, gastos de consumo y otros gastos variables que puedes permitirte.
  • El 20% se invierte o se ahorra. Es importante ahorrar las cantidades ya mencionadas (tres meses de salario neto en tu cuenta). Una vez hayas conseguido crear ese colchón, deberías invertir tu dinero de forma inteligente para construir un capital para tu futuro. Esto podría ser por ejemplo a través de un fondo, una cuenta de ahorros o una pensión privada.

Asumiendo que ganas 1.500 euros al mes netos, tus gastos fijos mensuales deberían ascender a un máximo de 750 euros, incluyendo una cantidad máxima de 500 euros para alquiler. 450 euros sería la cantidad a gastar en ocio y gastos variables, y 300 euros se destinarían a ahorros o a tu propio plan de pensiones.

Si quieres conocer mejor tus costes fijos y tu potencial de ahorro, te será muy útil tener una reunión con un asesor financiero. Juntos podréis revisar tus gastos y tu coste de vida paso a paso, y analizar cómo puedes ahorrar más dinero.

¿Quieres poner tu situación financiera en orden?

Tu asesor financiero puede ayudarte a calcular tus costes fijos y variables y ahorrar dinero.

Léelo también:

planificacion financiera personal

| OVB Allfinanz España S.A.

¿Cómo realizar una planificación financiera personal?

Estamos en la recta final del año y a punto de empezar uno nuevo. Por esta razón, es el momento perfecto para analizar tu situación, planificar y ordenar tus finanzas personales e iniciar el nuevo año con una buena salud financiera.

Si quieres tomar el control de tu economía, debes comenzar por establecer metas financieras a medio y largo plazo. Empieza a planificarte mejor para conseguir las metas y objetivos que te has propuesto.

Niña con corazón y luces navideñas – Invertir con éxito

| OVB Allfinanz España S.A.

Invertir con éxito: Cómo conseguir más por tus ahorros

¡No queda mucho para Navidad! Bonos anuales, pagas navideñas y regalos en efectivo pueden endulzarnos el cambio de año. Aunque puede ser tentador gastarlos, esto no tiene mucho sentido desde una perspectiva económica: es mucho mejor y más sostenible realizar inversiones inteligentes con el dinero obtenido, y de esta forma invertir en nuestro futuro. Descubre cómo en este artículo.