Ahorro para los hijos: un plan de ahorro para niños siempre es una buena opción

|

Niña riéndose - Comienza a ahorrar dinero para tus hijos con un plan de ahorro para niños
Cómo aprender a ahorrar dinero para tus niños

Tiempo de lectura: aprox. 6 minutos

  • Si quieres comenzar a ahorrar dinero para tus pequeños, lo mejor es empezar tan pronto como sea posible. Incluso las pequeñas contribuciones pueden suponer una gran diferencia a largo plazo.
  • Hay varias formas de ahorrar dinero para los niños que los padres pueden considerar. Lo más importante es tener claro qué objetivo tienes y durante cuanto tiempo tienes pensado invertir.
  • Las cuentas corrientes, los depósitos a plazo fijo y las cuentas de ahorro suponen un riesgo bajo, pero apenas generan intereses.
  • Los fondos, las acciones y los títulos valores ofrecen una mayor rentabilidad. Un plan de ahorro infantil con fondos es una buena idea, especialmente si planeas a largo plazo. Los vencimientos largos compensan las fluctuaciones del mercado.

Para el carné de conducir, la universidad, o para que cuenten con unos ahorros más adelante: si empiezas a ahorrar para tus hijos, ahijados, o tus nietos a una edad temprana, podrás ahorrar una suma considerable incluso con pequeñas aportaciones antes de que este dinero se necesite. ¿Pero vale realmente la pena ahorrar dinero para tus hijos en tiempos de alta inflación y tasas de interés bajas?

Los días en los que podíamos llenar la hucha y utilizábamos libretas de ahorro han quedado atrás. Si quieres dejarles algo a los que vengan detrás, es normal que primero quieras valorar de cerca los diferentes tipos de inversión. Los bajos tipos de interés de los saldos a favor, los tipos de interés negativos de muchos bancos y la elevada tasa de inflación hacen que el dinero estancado en una cuenta o libreta de ahorro pierda valor constantemente. Es por ello por lo que es importante que invirtamos para obtener el mayor rendimiento posible, pero sin asumir demasiado riesgo.

Por qué invertir para tus niños es una buena idea

Los niños cuestan dinero, de eso no hay duda. Y cuanto más mayores son, más gastos necesitan: El carné de conducir, el primero coche, su viaje al extranjero, sus estudios o su primer alquiler: los gastos que los jóvenes afrontan son difíciles de asumir en solitario. 

Muchas veces un sueldo a media jornada o un contrato en prácticas no es suficiente para que se hagan cargo de todos sus gastos. Es por ello por lo que si has creado un colchón para tus hijos desde una edad temprana, esto puede suponer un gran alivio para sus finanzas.

Con pequeñas contribuciones mensuales a lo largo de una o dos décadas puedes acumular una buena suma de dinero. Si además lo inviertes todo de antemano y con una rentabilidad razonablemente buena, también te beneficiarás del efecto del interés compuesto. Por lo tanto, tus activos aumentarán de forma desproporcionada.

Es importante que la rentabilidad media a largo plazo sea superior a la tasa de inflación.

Ahorro para los hijos de forma adecuada: Formas de ahorrar dinero para tus niños:

La forma de inversión adecuada depende sobre todo de por cuanto tiempo quieras ahorrar.

Hoy en día, solo se puede conseguir una rentabilidad decente participando en el mercado de valores, por ejemplo, a través de un plan de ahorros. Sin embargo, es importante planificar a largo plazo para ser capaces de compensar las fluctuaciones del mercado.

Para objetivos de ahorro a corto plazo como una compra importante en un futuro próximo, otras formas de inversión son más adecuadas.

Niña en la mesa del desayuno

La situación es diferente cuando el niño ya es un poco mayor y tiene que aprender a manejar el dinero.Por lo tanto, el objetivo y el plazo de inversión son decisivos para ahorrar de forma efectiva.

¿Cuáles son las opciones de inversión para tus niños?

Primero, deberías determinar qué objetivo y plazo de ahorros son relevantes para ti. ¿Tu hijo o hija es aún joven y quieres invertir en su futuro? ¿Quieres financiar una compra mayor en los próximos años y ahorrar dinero para ello? ¿O quieres que tu hijo/a aprenda a manejar su propio dinero?

También es importante considerar la frecuencia y la cuantía de la inversión. Puedes invertir pequeñas cantidades de forma periódica, pagar sumas mayores de forma puntual, o combinar ambas.

Cuentas corriente y depósitos a plazo fijo con alta seguridad

Con una cuenta corriente o con un depósito a plazo fijo en el banco puedes invertir dinero para tus hijos de una forma particularmente segura. El problema, sin embargo, es la rentabilidad: debido a las bajas tasas de interés, solo recibirás unos intereses mínimos por el dinero que ahorres.

El dinero a la vista y los depósitos a plazo fijo son, por lo tanto, menos adecuados para la acumulación de activos a largo plazo. Tienen sentido si quieres ahorrar dinero a corto o medio plazo o si quieres mantener a salvo los regalos de dinero.

Con una cuenta corriente, además de la seguridad, cuentas con la ventaja de ser capaz de manejar tus activos con total flexibilidad. Puedes depositar o retirar dinero del banco en cualquier momento, por lo que también estarás preparado/a para imprevistos.

Con un depósito a plazo fijo, inviertes una cantidad por un periodo de tiempo predeterminado. Esto quiere decir que ya no cuentas con tanta flexibilidad, sino que las tasas de interés son mínimamente superiores a los de las cuentas corriente. Esto tiene sentido si ya tienes claro cuando vas a ahorrar, por ejemplo, para su educación o su carné de conducir, gasto que tendrás que afrontar en unos pocos años.

Planes de ahorro a largo plazo

Si comienzas pronto, un plan de ahorros con participación en acciones merece la pena. Para ello, abre una cuenta de custodia en un banco y ahorra en fondos, EFT o acciones individuales.

Tanto los importes individuales, como pueden ser los regalos de dinero, o los ahorros en plazos regulares son posibles. Muchos bancos ofrecen sus propias cuentas de custodia junior en condiciones favorables.

A diferencia de otros tipos de inversión, aquí si es posible obtener un rendimiento respetable. Es importante tener en cuenta que el mercado siempre está sujeto a ciertas fluctuaciones, por lo que la inversión en valores debe planificarse a largo plazo.

Abuelo y sus nietos plantando plantas

Para ahorrar de forma sostenida para la próxima generación e involucrar a abuelos, padrinos u otros miembros de la familia, un plan de ahorros para fondos o ETF es la inversión más sensata.

Invertir en acciones individuales es menos recomendable, ya que esto requiere un buen conocimiento del mercado de valores y, al mismo tiempo, una gran disposición a asumir riesgos.

Cuenta de ahorro para gastos

Para niños más mayores que necesitan practicar a manejar su propio dinero, muchos bancos ofrecen una cuenta de ahorro para niños.

Padres y abuelos pueden transferir regularmente dinero de bolsillo a la cuenta de ahorros, así como sumas puntuales, por ejemplo, en cumpleaños o en Navidad.

De esta manera, los niños pueden disponer de una cantidad de dinero determinada por si mismos de una forma segura, ahorrar para determinados propósitos y así comenzar a aprender a manejar su propio dinero de forma responsable.

¿Cuánto dinero debería ahorrar para mi hijo o hija?

La cantidad que decidas invertir dependerá completamente de ti. Incluso contribuciones pequeñas de 10 o 25 euros por mes pueden marcar una gran diferencia a largo plazo. También puedes apartar algo trimestralmente en lugar de mensualmente si las cuotas mensuales son demasiado para ti.

Abuelos, padrinos, y tíos también pueden participar y contribuir al bote.

Los regalos monetarios más grandes para cumpleaños, bautizos y demás pueden invertirse como sumas puntuales.

Lo importante es que no hay que invertir grandes sumas. La continuidad y empezar lo antes posible son mucho más importantes. A lo largo de muchos años, incluso las aportaciones más pequeñas se acumulan hasta alcanzar una suma considerable en el depósito, ganan intereses y, por tanto, siguen creciendo de forma desproporcionada.

¿Cuándo debería comenzar con el plan de ahorro para niños?

Cuanto antes empieces a ahorrar, mejor. Si comienzas un plan de ahorros poco después del nacimiento de tu pequeño, tendrás tiempo de sobra para ahorrar una cantidad mayor para cuando sea mayor de edad.

Además, el dinero trabaja para ti: También te beneficiarás del efecto del interés compuesto. Los intereses sobre el balance del crédito reinvertido en el plan de ahorro volverán a generar intereses en el futuro, por lo que el patrimonio aumentará aún más.

Un periodo largo también aumenta la seguridad de tu plan de ahorro. Cuanto más tiempo dure el plan de ahorro, mejor se compensarán las fluctuaciones de la bolsa. Es importante que no cunda el pánico a la primera bajada: las subidas y bajadas constantes son completamente normales en el mercado de valores y, en el mejor de los casos, simplemente hay que sentarse y esperar.

Incluso si no empezaste a ahorrar cuando eras un bebé: ¡Más vale tarde que nunca! Lo mejor es asesorarse bien sobre qué inversión tiene más sentido en tu situación personal.

Si tienes un hijo/a mayor que no necesitará necesariamente los ahorros cuando alcance la mayoría de edad y decides prolongar el plan de ahorro hasta la edad adulta, puedes iniciarlo más adelante y comenzar así a crear un colchón para su futuro.

Consejos sobre el plan de ahorro infantil

Una vez hayas tomado una decisión en cuanto a la inversión, lo único que tienes que hacer es ponerlo todo en marcha. Con algunos consejos y buenas consideraciones previas, hacerlo puede ser realmente sencillo.

  • Cuando abras una cuenta o una cuenta de custodia, deberás decidir si quieres abrir la cuenta de ahorro a tu nombre o a nombre de tu hijo.Importante: Si abres la cuenta a nombre de tu hijo, el dinero también le pertenecerá. Aunque los bienes sean administrados por los padres hasta que el pequeño/a alcance la mayoría de edad, estos no pueden ser utilizados para sus propios fines. Y en cuanto el niño/a sea mayor de edad, vosotros como padres ya no tendréis acceso.
  • Si la cuenta de ahorro o la cuenta de valores se invierte a nombre del niño, normalmente se beneficiará de ventajas fiscales. En este caso, la desgravación fiscal y el importe global pueden utilizarse en su totalidad.
  • Sin embargo, hay que tener en cuenta los límites de ingresos y bienes para algunos seguros y, posteriormente, para las becas o ayudas a la educación. En la mayoría de los casos, el patrimonio no debe ser demasiado elevado para no perder el derecho a estas ayudas.
  • Aunque seas tú quien se hace cargo del ahorro, es importante que los niños comiencen a gestionar el dinero a una edad temprana. Habla con tu hijo sobre finanzas de vez en cuando y, a partir de cierta edad, fija una pequeña cantidad de dinero que pueda utilizar por si mismo.
  • La hucha de toda la vida es adecuada para las cantidades pequeñas. Los niños pequeños, en particular, suelen divertirse mucho administrando pequeñas cantidades en la hucha y gastándolas en cosas como un helado, un juguete o algo unas chuches del quiosco.

¿No estás seguro/a de qué inversión elegir, a qué nombre abrir la cuenta y qué más debes tener en cuenta? Lo mejor es pedir consejo a un experto sobre la mejor manera de proceder.

Léelo también:

Niña con corazón y luces navideñas – Invertir con éxito

| OVB Allfinanz España S.A.

Invertir con éxito: Cómo conseguir más por tus ahorros

¡No queda mucho para Navidad! Bonos anuales, pagas navideñas y regalos en efectivo pueden endulzarnos el cambio de año. Aunque puede ser tentador gastarlos, esto no tiene mucho sentido desde una perspectiva económica: es mucho mejor y más sostenible realizar inversiones inteligentes con el dinero obtenido, y de esta forma invertir en nuestro futuro. Descubre cómo en este artículo.

Invertir en fondos: ¿Tiene sentido invertir en fondos?

| OVB Allfinanz España S.A.

Invertir en fondos: ¿Tiene sentido invertir en fondos?

Tipos de interés bajos, escasa rentabilidad y perspectivas más bien malas en lo que se refiere a los planes de pensiones: quien en este momento desee invertir sus ahorros no lo tiene precisamente fácil. Las inversiones clásicas hace ya tiempo que no devengan intereses significativos. Así que, invertir el dinero en fondos sí tiene sentido y no es tan difícil como se piensa.