Invertir en fondos: ¿Tiene sentido invertir en fondos?

|

Invertir en fondos: ¿Tiene sentido invertir en fondos?

Tipos de interés bajos, escasa rentabilidad y unas perspectivas deficientes en sus planes de pensiones: quien piensa ahora en invertir su efectivo no lo tiene precisamente fácil. Las inversiones clásicas como los depósitos a plazo fijo y las cuentas a la vista hace ya tiempo que no devengan intereses significativos. Así pues, tiene sentido apostar por los fondos. Las personas sin experiencia con los fondos de inversión suelen tener muchas dudas al respecto. Sin embargo, ¡no es tan difícil!

Muchos bancos estaban al borde de la quiebra. Los inversores temían por sus activos y la próxima gran crisis financiera estaba a la vuelta de la esquina, pero a un joven comerciante holandés se le ocurrió la solución: ¿por qué no reunir el capital de varios inversores privados e invertir en diferentes valores de la manera más rentable posible? El riesgo de los inversores se reducía gracias a la amplia diversificación, incluso en el caso de las pequeñas contribuciones, y la distribución se podía adaptar en cada momento a la situación de la bolsa. Así nacía en 1774 el primer fondo.

Desde entonces, no se han producido muchos cambios en el funcionamiento de los fondos de inversión, aunque la oferta del mercado se ha disparado, sobre todo en las últimas décadas. Los activos empleados por muchos inversores se destinan a una amplia y diversificada oferta de valores y bonos en todo el mundo. Sin embargo, esto hace que no sea fácil para ti empezar a invertir el capital en acciones o fondos. ¿Qué es lo que distingue a los diferentes fondos de inversión?, ¿está seguro mi dinero?, ¿cuánto dinero debería invertir? Y, lo más importante: ¿Por qué fondo debería apostar?

¿A qué fondos puedo destinar mi dinero?

Si investigas un poco el mercado, comprobarás que hay opciones muy diferentes. Estas opciones se diferencian principalmente según las categorías de inversión.

Tipos de fondos de un vistazo

  • Por categorías de inversión: renta variable, fondos de pensiones, fondos inmobiliarios, fondos de materias primas o fondos mixtos.
  • Por gestión: activos o pasivos (fondos indexados).
  • Por limitación del capital: abiertos o cerrados.
  • Por el reparto de los dividendos: de reparto o acumulativos.

Los fondos de renta variable contienen una combinación de diferentes acciones que pueden evolucionar de manera muy diferente. El riesgo varía en función de la combinación y de la diversificación de las acciones.

En el caso de los fondos de pensiones, se invierte en títulos de renta fija, tales como bonos emitidos por empresas o estados que deseen pedir prestado dinero a un vencimiento y un tipo de interés determinados. Cuanto más largos sean los plazos de vencimiento de los títulos de renta fija, mayor será su volatilidad. Los más seguros son los que tienen plazos de vencimiento cortos y la deuda garantizada.

Los fondos inmobiliarios invierten en inmuebles alquilados y de uso comercial y, con menor frecuencia, en vivienda. Por lo tanto, la rentabilidad depende en gran medida de los rendimientos futuros del alquiler y del valor de los edificios.

Los fondos de materias primas se centran, como su nombre sugiere, en materias primas como el oro, la plata, el platino, el petróleo y el gas. Se invierte en las materias primas mismas o en acciones de empresas del sector de las materias primas.

Los fondos mixtos invierten en diferentes clases de activos, creando una mezcla de, por ejemplo, acciones, bonos, materias primas y bienes inmuebles.

Los fondos indexados forman un índice específico como, por ejemplo, un índice de acciones. También en este caso se puede elegir entre una gran variedad de categorías de activos, es decir, además de las acciones, también entran las pensiones o los bienes inmuebles. También se les denomina pasivos, ya que no hay un gestor de fondos que administre los activos. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, los ETFs.

Abierto = un número ilimitado de inversores compran acciones, normalmente a través de bancos e instituciones financieras, sociedades de fondos o bien directamente a través del mercado de valores. También es posible realizar pequeñas inversiones. Por lo tanto, los fondos abiertos son ideales como inversión para particulares.

Cerrado = se reúne una suma específica de capital para un proyecto más grande. Es el caso, por ejemplo, de los bienes inmuebles o de las participaciones en medios de comunicación, navieras o empresas. Cuando se venden todas las participaciones en fondos, no pueden entrar nuevos inversores. En la mayoría de los casos hay un período de inversión más largo y los importes de las inversiones son mayores. Por lo tanto, esta forma de inversión de capital es poco flexible, a menudo poco transparente y puede estar asociada a un mayor riesgo.

Acumulativos = los rendimientos obtenidos en los fondos acumulativos se reinvierten directamente en otras participaciones en fondos, contribuyendo así al efecto del interés compuesto.

De reparto = los ingresos obtenidos se distribuyen regularmente, por ejemplo, anualmente en forma de dividendos a los inversores. Por lo tanto, se debe reinvertir el dinero manualmente o utilizarlo de otra manera.

¿Deseas velar por tu futuro y, a la vez, hacer una buena obra? Esto también es posible mediante una inversión «verde» y sostenible. Lamentablemente, hasta ahora no existen etiquetas uniformes, por lo que es necesario informarse de antemano sobre dónde se va a utilizar el capital aportado.

Muchas inversiones sostenibles se basan en los criterios ESG, es decir, medioambientales, sociales y de gobierno corporativo. Las inversiones se destinan específicamente a empresas o proyectos que apoyen el medio ambiente o la sociedad, por ejemplo, mediante el desarrollo de tecnologías eficientes desde el punto de vista energético o mediante la protección del medio ambiente. Los fondos de renta variable verdes solo seleccionan a las empresas con políticas sostenibles, por ejemplo, aquellas que promueven condiciones de producción respetuosas con el medio ambiente, la reducción de las emisiones y condiciones laborales justas.

Algunas industrias, como la energía nuclear o de fabricación de armamento, están completamente excluidas, al igual que las empresas que trabajan de manera poco ética como, por ejemplo, aquellas que recurren al trabajo infantil.

¿Cómo debo invertir mi dinero en fondos?

En primer lugar, lo principal es obtener el mayor interés posible por tu inversión. Lamentablemente, no existe una inversión completamente segura con un riesgo bajo y, al mismo tiempo, con un gran rendimiento. Sin embargo, a la hora de elegir los fondos, es conveniente tener en cuenta los propios objetivos y preferencias.

¿Por qué fondos debería apostar?

Para los inversores, el momento de la elección es un dilema. Al fin y al cabo, nadie desea dejar su patrimonio al azar en manos de un gestor de fondos desconocido y, en el peor de los casos, sufrir grandes pérdidas. Lamentablemente, la evolución histórica de los fondos no nos dice nada acerca de su futuro. Entonces, ¿cómo es posible saber dónde se van a obtener los mejores rendimientos?

Es conveniente examinar con más detalle las tarifas, así como, por ejemplo, los gastos regulares de gestión y la comisión de suscripción del fondo, que es el coste único de compra. El denominado Total Expense Ratio (TER) informa sobre los costes anuales del fondo. Cuanto más altas sean las tarifas, más se reduce la rentabilidad, aunque los fondos más populares, con un gestor experimentado y buenas calificaciones, suelen ser algo más caros que el resto. Por lo tanto, resulta oportuno realizar una comparación de los costes, pero evitando mirar exclusivamente los más baratos. ¡Lo barato no siempre es lo mejor!

En primer lugar, reflexiona si prefieres una inversión más segura o, por el contrario, con algo más de riesgo. Los fondos de renta variable, por ejemplo, ofrecen mejores perspectivas de rendimientos que los fondos de pensiones, pero también están sometidos a mayores fluctuaciones. En principio, cuanto más diversificación, menor será el riesgo. Cuando cae el valor de unos activos, se puede compensar con el de otros. En consecuencia, las inversiones muy concentradas, como las que se centran exclusivamente en regiones o sectores específicos, son más arriesgadas que las inversiones de amplio espectro.

Lo ideal sería escoger un fondo de renta variable que invierta en sectores y países muy diferentes, así como un fondo de pensiones con vencimientos a corto plazo y bonos de los deudores más solventes como, por ejemplo, los estados con buenas calificaciones crediticias.

¿Tiene más sentido invertir en fondos cotizados ETFs?

Puesto que los fondos cotizados ETF forman estrictamente un índice y no necesitan la mediación de un gestor, suelen ser algo más baratos que los fondos de renta variable gestionados.

El inconveniente de los fondos cotizados es que primero hay que conocerlos bien. Así pues, la inversión necesaria de tiempo es bastante alta, tanto en cuanto a planificación, investigación y selección del fondo cotizado, como en lo relativo a la gestión posterior de la inversión. La autogestión necesaria conlleva también el riesgo de adoptar decisiones emocionales. Por ejemplo, muchos inversores reaccionan con ventas de pánico ante las caídas de precios a corto plazo, que suelen generan grandes pérdidas.

Sin embargo, un experto conoce bien el mercado y sabe cuándo merece la pena comprar o vender. Es principalmente en tiempos de crisis y en el caso de una caída de los precios cuando conviene contar con un gestor de fondos que aplique una estrategia pensada para cada situación del mercado y que reestructure la inversión en el momento justo en formas de inversión con menor riesgo. Por el contrario, al igual que todos los fondos indexados, los fondos cotizados son similares a los tipos de cambio.

En última instancia, lo que tú decides es el tipo. Si dispones de poco tiempo y lo que deseas es la comodidad, entonces un fondo gestionado sea probablemente la mejor opción, ya que un experto se encarga de hacer el trabajo por ti. ¿Tal vez prefieres una combinación de las dos opciones? De este modo, por ejemplo, puedes ir probando con tu propio plan de capitalización de fondos cotizados en modo autogestión, realizando pequeñas aportaciones. Sin embargo, algunas prioridades y algunos temas no se pueden lograr con los fondos cotizados, puesto que falta el índice correspondiente.

¿Cómo funciona un plan de ahorros?

Puedes hacer una inversión única, abrir un plan de ahorros o combinar ambos. La inversión única consiste en realizar una inversión grande desde el principio, de modo que tu capital empiece a trabajar desde el principio y genere intereses.

Si no dispones de una gran suma o deseas ahorrar regularmente además del pago único inicial, puedes abrir un plan de ahorros e inversiones. Así, vas realizando pequeños pagos regulares, por ejemplo, mensuales. La tasa de capitalización se puede ajustar posteriormente o incluso suspenderse temporalmente.

Las diferentes fechas de compra equilibran las fluctuaciones del mercado y no hay por qué preocuparse de cuándo ha llegado el momento «adecuado» de compra.

¿Cuánto tiempo debo invertir en fondos?

¡Cuánto más tiempo mejor! Los fondos de inversión son una inversión a largo plazo y, por lo tanto, son ideales para los planes de jubilación privados y la previsión financiera. El mínimo absoluto para invertir en fondos de renta variable es de siete a diez años o, de lo contrario, podría suceder que se vendiera en un momento desfavorable con la consiguiente pérdida de capital. Para compensar realmente las fluctuaciones de los precios se recomienda un mínimo de 15 años. Los análisis han demostrado que a los 20 a 30 años de vida de la inversión, los rendimientos obtenidos fueron bastante altos, a pesar de las caídas y las crisis sufridas durante ese periodo.

¿Por qué es conveniente invertir en fondos?, ¿qué ventajas tienen?

Con la elección y el procedimiento adecuados, esta forma de inversión tiene varias ventajas:

  • Las participaciones en los fondos son líquidas, por lo que se pueden revender en cualquier momento.
  • El riesgo es mucho menor que en el caso de las acciones individuales y puede minimizarse mediante una amplia diversificación.
  • Puedes emplear tu capital en formas de inversión globales y de amplia diversificación, incluso con pequeñas aportaciones, e ir incrementado así tu patrimonio a largo plazo.
  • También puedes invertir cómodamente tu capital confiando a un gestor de fondos experimentado todo el trabajo de gestión.
  • A largo plazo, obtendrás unas tasas de interés y unos rendimientos superiores a los de las inversiones tradicionales, como el ahorro, el dinero a la vista y los depósitos a plazo fijo.
  • Su capital se invierte a largo plazo, adaptándose continuamente a la evolución actual de los valores e incluso de manera sostenible si así lo deseas.

Conclusión: ¡Los fondos como inversión son una buena idea...

...si se ha pensado y planificado bien el plan de ahorros!

No por nada esta forma de inversión es cada vez más popular, en gran medida debido a los bajos tipos de interés del depósito a la vista y a plazo fijo. Cada año muchos miles de millones de euros son gestionados por sociedades de fondos de inversión. Para compensar la inflación, el ahorro requiere un cierto rendimiento, que en la mayoría de las otras categorías de inversión ya no es alcanzable.

Así pues, en el tema de la inversión, es prácticamente imposible evitar los fondos de inversión, las acciones y la participación en la bolsa. Para ello no es necesario contar con grandes conocimientos financieros o con un presupuesto enorme, ya que incluso las pequeñas aportaciones crecen a largo plazo, hasta convertirse en un capital considerable. Por lo tanto, tiene sentido analizar tus propios deseos e ideas de antemano para después consultar a un experto.

Además, ¡el antiquísimo fondo holandés del siglo XVIII no solo logró unos resultados muy rentables, sino que incluso estuvo activo durante 114 años!

¿Te gustaría también ahorrar de un modo razonable?

Déjate aconsejar por un consultor financiero sobre el tema de la inversión financiera.

Léelo también:

Finanzas para mujeres: así funcionan las pensiones & Co

| OVB Allfinanz España S.A.

Finanzas para mujeres: los planes de pensiones adecuados y el camino hacia la independencia financiera

En materia de igualdad se ha logrado mucho en los últimos cien años. Sin embargo, en el ámbito financiero, la emancipación aún no se ha logrado efectivamente: siguen siendo principalmente los hombres los que se encargan de las finanzas y de las pensiones. Las mujeres deberían ser más independientes desde el punto de vista económico, para tener una cobertura financiera adecuada.

Matrimonio y finanzas: ¿Qué debo tener en cuenta?

| OVB Allfinanz España S.A.

Matrimonio y finanzas: ¿Qué debo tener en cuenta después de la boda?

Una boda conlleva muchos cambios, también a nivel financiero. Para que puedas disfrutar tranquilamente del día más bonito de tu vida, deberías preocuparte de tus finanzas y tomar decisiones importantes. Además de la financiación de la celebración de la boda, esto concierne principalmente a vuestros impuestos, bienes, seguros conjuntos y a la previsión para el futuro.